jueves, 10 de mayo de 2012

Un corazón apuñalado

EL MARPLATENSE QUE VOLTEÓ LA PIEDRA MOVEDIZA DE TANDIL
Cuento de Enrique Arenz

“El mito es la última verdad de la historia,
lo demás es efímero periodismo”
Jorge Luis Borges

La piedra movediza de Tandil se desbarrancó misteriosamente el 29 de febrero de 1912. Nadie pudo determinar la causa ni la hora exacta.Hubo muchas hipótesis. La más exculpatoria aseguró que la piedra siempre se estuvo cayendo y que su base finalmente se pulverizó. Otras, más realistas, acusaron a las detonaciones de las canteras vecinas, y hasta se insinuó que algún minero de las inmediaciones gastó un par de cartuchos para poner fin a la molesta presencia de curiosos.

IMÁGENES DE LA PIEDRA MOVEDIZA
 
Esta es una fotografía anterior a 1912. Es desesperante comprobar en estas imágenes el poco respeto que se le tuvo a este monumento lítico único en el mundo. Vean a estas dos personas: la primera está con un pincel para pintar sobre ella grafitis, mientras la otra tiene en la mano una botella, evidentemente para ponerla debajo y verla estallar.


Esta foto la tomé yo en mi visita reciente (abril de 2012) Se trata de la verdadera piedra movediza caída un 29 de febrero de hace exactamente cien años. Todavía quedan los rastros de los innumerables grafitis que le escribían los turistas. 



Esta antigua fotografía fue muy publicada en las revistas y diarios de la época: Un acróbata italiano hace contorciones en el vértice superior de la roca mientras una multitud lo observa. Es evidente que nadie se ocupó ni se interesó en preservar esta belleza irrepetible que la mano de Dios puso en la cumbre del cerro cuando se levantó el sistema de Tandilia, cientos de millones de años atrás.
En la foto de abajo vemos a cuatro hombres empujando la piedra al unísono para ampliar sus oscilaciones.





Una vista del Cerro. Un lugar paradisíaco que se encargaron de depredar las canteras de piedra.




Una vista de la ascención al Cerro. Los visitantes deb en subir por una antigua escalera de piedra.




Un gran bloque de piedra que hay que rodear para ascender el Cerro, La gente sube para ver la réplica de la piedra caída en 1912 que hizo instalar la municipalidad hace tres años.











LA RÉPLICA





Esta es la réplica que hizo instalar la Municipalidad de Tandil. Está construida con un armazón de hierro y recubierta con resina y símil piedra. Por supuesto no tiene movimiento. Está atornillada a la base.
A muchos podrá gustarles, a mí me pareció un espanto. Con buena intención, no hay duda, se ha querido recrear una silueta que fue célebre en todo el mundo, pero fue como querer revivir un muerto. Resultaba más atractivo dejar el vacío y no poner esta copia. La verdadera piedra yace caída a cincuenta metros, partida en tres pedazos.
Recuerdo haber subido al cerro hace unos diez años y percibir en la cumbre vacía y la vista de la piedra caída, el misterio que siempre rodeó a ese desgraciado acontecimiento.
Si leen mi cuento, se van a enterar de quién cometió ese vandalismo y por qué.




Aquí tienen otra vista de la réplica que sí, hay que reconocer, logró la apariencia y la forma de la verdadera. Como podrán observar (en la foto anterior), la réplica está dotada de una plataforma de observación para los visitantes con barandas protectoras que no permiten a la gente acercarse. Precauciones que nunca se tomaron para preservar a la verdadera piedra. (Aunque eran otras épocas)




Este es una antigua postal de 1909.
Cuando Mar del Plata sólo era un balneario exclusivo para millonarios, Tandil recibía turistas de todo el país y de Europa durante todo el año. El atractivo de la única piedra de 300 toneladas existente en todo el ancho mundo suspendida en el borde de un cerro en estado de equilibrio dinámico, que se balanceaba imperceptiblemente con el impulso del viento excitaba la imaginación de las personas de ese tiempo. Nadie se explicaba el fenómeno, y hasta el día de hoy no existe una conclusión científica que establezca el origen y las condiciones que crearon esa maravilla. Mi interés por la piedra movediza se debe a que mis padres hicieron su viaje de luna de miel en Tandil en 1941, por lo cual yo inicié mis primeros días de gestación en esa bella ciudad.


Esta imagen fue expresamente realizada para el cuento del autor "El marplatense que volteó la piedra movediza de Tandil" (Se prhibe su reproducción)