miércoles, 30 de noviembre de 2016

Nuevo cuento de Navidad


No pensé en Paul Auster cuando planeamos nuestra Navidad de 2015 en Nueva York. Pero las experiencias paranormales existen, y eso es lo que me propongo contar.

Nos tocó la semana más cálida de los últimos cien años, con temperaturas insólitas que fluctuaban entre los diez y veinte grados centígrados, con un par de días lluviosos. Rareza meteorológica que acaso presagió los acontecimientos posteriores.

(Seguir leyendo en la página oficial:  Hacer clic aquí)

domingo, 27 de noviembre de 2016

Comenzó Adviento


ADVIENTO, UN TIEMPO DE MILAGROS Y MISTERIOS

El Tiempo de Adviento comienza el cuarto domingo anterior a la Navidad y se celebra cada domingo hasta el 25 de diciembre. Adviento quiere decir “advenimiento”, o "llegada": es el tiempo litúrgico en que los cristianos nos preparamos espiritualmente para recibir y conmemorar la llegada del Salvador.
Este año el primer domingo de Adviento cae el 27de noviembre.
La experiencia ―aunque no la teología― nos enseña que Adviento es el tiempo de los milagros precedidos o rodeados de misteriosos acontecimientos. Varias leyendas antiguas nos dicen que entre los ángeles de Dios hay una legión especial que son los ángeles de la Navidad. Otras versiones sostienen que todos los ángeles por igual reciben la misión de bajar a la Tierra a partir del primer domingo de Adviento para asistir a las personas que han solicitado la ayuda Divina, o, aún sin haberla solicitado, la necesitan. Lo curioso es que estos ángeles adoptan diversas formas para cumplir sus difíciles, y en muchas ocasiones, imposibles misiones.
A veces toman la apariencia de un ser humano normal, generalmente un mendigo, un anciano, una mujer, siempre de aspecto humilde y sencillo. En la Navidad, invariablemente, predomina la humildad y la simpleza. Otras veces, y es llamativa la cantidad de casos que se han reportado, tienen la forma de animales: aves, perros y particularmente gatos, a cuyos gestos, miradas y actitudes hay que estar muy atentos.
Si es que han venido a ayudarnos, seguramente en algún momento del Adviento
se van a cruzar en nuestro camino. Nunca nos anuncian que están aquí, somos nosotros los que debemos descubrirlos, y para lograrlo tenemos que tener fe y el corazón abierto a las manifestaciones sobrenaturales. Lo peor que nos puede ocurrir es que luego de haberle pedido a Dios un milagro de Navidad, estemos tan distraídos, escépticos o absortos en nuestros intereses terrenales, que dejemos pasar a ese visitante sin notarlo. Lo cual no quiere decir que, necesariamente, el milagro esperado no se produzca. Pero en ocasiones tenemos que ayudar.
Por eso la antigua tradición europea indica que cada domingo de Adviento debemos encender una vela en nuestros hogares. Es más que nada una manera de recordarnos a nosotros mismos que en ese instante lo terrenal y lo sobrenatural se están superponiendo para producir sucesos extraordinarios.

(En cada enlace incluído en este texto -letras en distinto color- encontrarás un cuento de Navidad relacionado. Hacer clic





sábado, 26 de noviembre de 2016

Murió un criminal

MURIÓ FIDEL CASTRO, EL TIRANO QUE ENSANGRENTÓ LA ARGENTINA


 Por Enrique Arenz

Murió el tirano Fidel Castro sin pagar por sus crímenes de lesa humanidad. De todas maneras, la Justicia más temible es la Justicia de Dios, y de esa no va a poder zafar.

Este psicópata delirante no sólo sometió al pueblo cubano a una de las dictaduras más crueles que conoció el mundo, sino que en su megalomanía marxista pretendió exportar su "revolución" a toda América latina, y con esa locura ensangrentó a muchos países, entre ellos a la Argentina.

Porque aunque no se lo escucharemos decir a ningún periodista encumbrado de la radio y la televisión de nuestros días, ni lo leeremos en Clarín, en nuestro país hubo una guerra sucia iniciada por terroristas comandados por este criminal desde Cuba. Y afirmar esto no implica ser indulgentes con los militares que vinieron luego a combatirlos con métodos ilegales.

Hubo en la Argentina una sociedad indefensa sometida al terror de dos violencias armadas: la de los sicarios de Fidel, llamados subversivos, que hacían explotar una bomba cada tres horas y secuestraban, torturaban y mataban todos los días, y la de los militares que asaltaron el poder con la idea preconcebida de asesinar a siete u ocho mil argentinos sin el debido proceso, según lo reveló el propio general Videla al periodista Ceferino Reato. 


La Argentina y el mundo merecen conocer la verdad completa, y hay que exigirla, sin tenerle miedo a la reacción intolerante de los que defienden a los militares como a héroes, y de quienes pretenden que creamos que los subversivos fueron jóvenes idealistas. Ninguno tendrá una página de honor en esa historia cuando se la escriba completa. La Historia no los absolverá de sus recíprocas atrocidades.

Debemos decir  con claridad lo que pasó en aquellos años terribles, empezando por la responsabilidad de Fidel Castro que planeó la insurgencia en toda América del Sur y ordenó los delitos de lesa humanidad que perpetraron aquí sus comandantes Mario Firmenich y Mario Roberto Santucho. 


¿Que ésta es la teoría de los dos demonios? Sí, porque esa es la verdad de lo que nos sucedió.

Cuba se ha librado de un tirano que desde su lecho de enfermo seguía sometiendo a su pueblo. Hoy ese pueblo, tras sesenta años de opresión, puede mirar su futuro con alguna esperanza.


(Se permite su reproducción)

Bibliografía indispensable:

  • La otra parte de la verdad (Nicolás Márquez)
  • Fue Cuba (Juan Baustista Yofre)
  • Disposición final (Ceferino Reato)